SALVADOR CRISTOBAL BERNAL

SALVADOR CRISTOBAL BERNAL

Arquitecto y Técnico BIM. COO en BIMETICA

Hacia un proyecto íntegro con contenido BIM


Cuando hablo de un proyecto BIM íntegro, me refiero a un proyecto consolidado con elementos tridimensionales y sus datos asociados. Un proyecto íntegro puede suponerse que surge a partir del una etapa donde ya se utilizan datos de fabricación y posteriormente información de gestión y mantenimiento; llamado Nivel de desarrollo (LOD) 400 y 500.


Durante el desarrollo del proyecto, se produce un flujo continuo de información. Cada integrante del proyecto introduce y extrae datos y conforme vaya progresando el proyecto también va incrementando el flujo. Esto supone la necesidad de mantenerlo organizado, y actualizado. Este requerimiento de información supone un nuevo reto para el profesional de la construcción, ya que para practicar BIM adecuadamente se tiene que tener en cuenta tanto la documentación de un proyecto (datos) como su diseño (gráficos). Puede ser fácil desarrollar un proyecto en BIM justo como se desarrollase en CAD, incluso hasta más rápido, pero eso ya no supone el mismo nivel que BIM puede aportar.

El nuevo nivel que aporta BIM es el de poder desarrollar un proyecto con un mayor análisis de un proyecto y obteniendo un mejor rendimiento. La finalidad de BIM es realizar un proyecto integro que contenga el modelo tridimensional del proyecto, las propiedades de sus elementos (productos) y una organización de su información para su construcción, incluyendo áreas, superficies, y mediciones, y gestión posteriormente.


El contenido BIM, comúnmente conocido como objetos BIM, es aquellos modelos basados en productos reales de la construcción que aportan información, ya sean datos o gráficos al proyecto BIM. Este concepto existe desde hace tiempo en el mundo CAD (“bloques”), y se utilizan para transmitir información gráfica como dibujos sencillos o detalles constructivos. La gran aportación del contenido BIM, a diferencia de los bloques CAD, es que también incorpora datos técnicos y comerciales directamente al modelo de proyecto. Esto supone un gran avance en la gestión de un proyecto, en un entorno BIM, porque se reduce el margen de errores gráficos, existe una coordinación entre el contenido y el resto del proyecto, y hay un aval detrás de esta información.


El gran benéfico que aporta el contenido BIM es el acceso rápido y eficaz de información sobre productos. Esto, en cualquier etapa de un proyecto, supone un ahorro de tiempo y eficiencia en coordinación. Los datos del contenido BIM facilitan la integración de datos a un proyecto.

He de decir también que ante las diversas fuentes de contenido BIM que existen ahora en las redes, es importante asegurarse que el contenido proviene de un autor seguro y de que el contenido garantiza una calidad mínima como: geometría básica, información física, información de contacto, categoría apropiada, y un desarrollo adecuado para tener un buen rendimiento con el ordenador (esto se puede lograr manteniendo un peso de archivo relativamente bajo).


Para realizar un proyecto BIM documentado adecuadamente es necesario contar con información veraz y de autor. Para el proyecto en sí, los equipos de arquitectos, ingenieros y técnicos son se encargan de su desarrollo, ¿pero para la información de los productos con el cual se va construir? Esta información es ahora proveída por los mismos fabricantes de productos de la construcción, y ha dejado de ser una aportación directa de los mismos arquitectos e ingenieros. Es el mayor interés de los fabricantes aportar información de sus productos en formato BIM para continuar ofreciendo un servicio de calidad, facilitar la comunicación, y poder asegurarse el mejor uso de sus productos.


El fabricante de productos, como nuevo integrante a los colaboradores del entorno BIM, ayuda introducir información de calidad a un proyecto para lograr un modelo BIM integro.